Conéctate con nosotros

Política

Hospital de grandes fraudes en la UABJO

Publicado

on

Ricardo de Souza.
twitter:@RicardodeS3000
Menudo problema enfrenta el insigne Doctor en Corrupción Pedro R. Martinez Martínez (alias el chavorruco comodino) pero no en la UABJO, sino con el propietario de la empresa Mantenimiento y Conservación de Inmuebles Oaxuco, S de R.L. y todo por sus desmedidas ansias de dinero.
En año 2018, el chavorruco comodino fue a ofrecer la venta de la obra Hospital de Grandes Especies de Veterinaria, asegurando que él podía firmar y autorizar todo, porque controlaba el Comité de Obras en la UABJO. El empresario constructor Inocente Vasquez, se creyó todo y le dio 100 mil pesos por anticipado, pero ademas aceptó darle 300 mil mas, al inicio de la obra. ¡CORRUPCIÓN!
Efectivamente, Pedro Martínez desde su puesto como dueño de las obras en la Universidad, firmó documentos simulando que había hecho un concurso y que el constructor Inocencio había ganado.¡CORRUPCIÓN!
Pero como dice el dicho: Lo del agua al agua. En poco tiempo el constructor Inocencio no pudo soportar la falta de dinero entregado por la venta de la obra y tampoco las repetidas comidas y borracheras que Pedro y su hermano Enrique (alias el güero zángano) le exigían todos los fines de semana.
Sin embargo, los hermanos chavorrucos no quieren recordar quien está detrás del inocente Inocencio, se les olvida cuántas veces le han pedido dinero y alguno que otro favor personal, ahora no saben qué hacer porque la Auditoria Superior de la Federación, ya identificó que la obra está en ceros pero que le han hecho muchos pagos al contratista, con estimaciones, documentos y fotografías falsas.
Menudo problema que pone a temblar de pies a cabeza a los hermanos chavorrucos, están a tres fuegos: el mero dueño de la empresa constructora les exige que cumplan por el dinero que les entregó; la Auditoria Superior de la Federación ya pidió la bitácora y envió supervisores a revisar el avance real, y el abogado de la UABJO, por todas la irregularidades y para salvar su pellejo ante la Auditoria de la Federación, ya resolvió que el contrato se termina y que la empresa es responsable de los trabajo no ejecutados y debe pagar daños y perjuicios.
Ésta es solo una más de las sensuales aventuras de los Hermanos Chavorrucos.

Click para comentar

Crea un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Destacadas