Conéctate con nosotros

Columnas

ESCUELA DE DEMOCRACIA, ¿LA UABJO?

Publicado

on

Ricardo de Souza.
twitter:@RicardodeS3000
En la Universidad “Benito Juarez” de Oaxaca, a los directores y al Rector lo eligen todos sus estudiantes, todos sus maestros y todos sus trabajadores.
Sin duda que esta mezcla de intereses, visiones, formaciones, relaciones y hasta perversiones, hacen que en la Universidad de Oaxaca, la forma de elección de sus autoridades, sea para bien y para mal; el laboratorio de la democracia.
Hace aproximadamente 8 años se emitió un reglamento para las elecciones de Rector, que tuvo como antecedente algunos acuerdos del Consejo Técnico de la Facultad de Derecho, en donde se establecían algunas características particulares. Por ejemplo, que los candidatos no podría hacer uso de aparatos de sonido para no interrumpir las clases, que los aspirantes deberían renunciar con seis meses de anticipación si tenían algún cargo en el gobierno estatal, federal, municipal o universitario; se fijó un tope de campaña y que los obsequios a los electores no podrían ser mayores a los 20 pesos.
Estas reglas permitieron contener los apetitos del gobierno Federal, Estatal y Municipal, en intervenir en la vida de la UABJO.
Sin embargo, hoy podemos preguntarnos: ¿Es bueno que los universitarios elijan de forma universal, directa y secreta a todas sus autoridades? Y la respuesta es sí, porque a pesar de que puedan existir prácticas que afecten la votación, también lo es que los universitarios deben hacerse responsables de las autoridades que los gobiernen, así y solo así, no podrán decir que el gobierno en cualquiera de sus formas interviene de forma abierta, vulnera la autonomía y no los deja trabajar.
Si queremos que la UABJO y cualquier Universidad, pueda madurar en sus procesos de gobierno autónomo, debemos hacer que su comunidad acepte y asuma el reto de elegir a sus autoridades. Si queremos una Universidad convulsa, con ataques frontales al gobierno por la designación de sus autoridades y con ansias de autonomía, quitémosle el derecho de votación directa, secreta y universal.
Mucho se podrá decir de la inestabilidad de la UABJO, pero la realidad es que para quienes estudiamos en sus aulas y hemos vivido un proceso de elección, éste marca nuestra vida política; uno como alumno va a apoyar a su maestro de clases, al que nos enseña y a quien le admiramos, con toda la decisión y con todo el cocimiento de lo que significa emitir un voto. El voto de los maestros y el de los trabajadores, tienen otra naturaleza y los motiva otra circunstancia, pero en los alumnos si se vive la esperanza de la democracia pura.
La UABJO, no es perfecta, pero sí es Escuela de la Democracia.

Click para comentar

Crea un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Destacadas