La 65 Legislatura del Congreso de Oaxaca aprobó una reforma constitucional en la que se establece que en la próxima gubernatura del estado tenga una duración de dos años, con el fin de empatar las elecciones federales con todos los procesos electorales locales.

Esta reforma propuesta por el gobernador Salomón Jara Cruz y presentada por la fracción parlamentaria de Morena, fue aprobada con 33 votos a favor y cinco votos en contra, uno de ellos de la diputada local de ese mismo partido, Concepción Rueda, quien calificó esta decisión de sus compañeros de bancada como una “afrenta a las mujeres”.

Empatar las elecciones federales con todas las elecciones locales, según el dictamen de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Poder Legislativo local, tiene el objetivo de reducir en alrededor de 350 millones de pesos el gasto en los procesos electorales. También argumenta como fundamento la reforma electoral de 2014 en la que se establece la concurrencia de los procesos electorales federales con al menos una elección local en los 32 estados del país.
Lo anterior pese a que en Oaxaca ya eran concurrentes los procesos electorales de los ayuntamientos que se rigen por partidos políticos y las diputaciones.

En su intervención durante la sesión ordinaria en el Congreso local, Concepción Rueda afirmó que la aprobación de esta reforma constitucional “es una afrenta a las mujeres de Oaxaca, un revés a la lucha de todas y un agravio a los ideales transformadores que ponen por delante la lucha feminista”.

La legisladora de Morena reiteró que se trata de violencia política en razón de género porque con el principio de alternancia y paridad son altas las posibilidades de que el próximo gobierno del estado fuera encabezado por una mujer.

“La reforma limita y vulnera los derechos políticos de las oaxaqueñas que aspiren a gobernar el estado… No existe justificación alguna para que, en el marco de la llegada de la primera gobernadora de Oaxaca, se limite el tiempo de su gestión al frente de la administración pública”.