El centenario de nacimiento de la soprano Maria Callas se conmemora este sábado 2 de diciembre y en México, un país en el que hizo historia en el Palacio de Bellas Artes durante las temporadas 1950, 1951 y 1952, apenas se le recordará con una jornada de actividades en la Escuela Superior de Música y con la proyección en salas de una cadena de cine comercial de su recital en París del 19 de diciembre de 1958.

 

En entrevista desde Barcelona sobre la trascendencia de la cantante (Nueva York, 1923-París,1977), la investigadora Enid Negrete destacó sus aportaciones revolucionarias a la ópera.

 

“Maria Callas fue sobre todo una revolucionaria en la forma de representar los personajes, pero también en la concepción misma de qué es una diva y de qué es una intérprete comprometida. Sus grandes aportaciones son sobre todo en el ámbito de la artista integral que integraba de manera orgánica y clara la actuación, con un trabajo vocal extraordinario”, dijo la doctora en Artes Escénicas por la Universidad Autónoma de Barcelona y autora del libro Con el sol de México en la voz: los artistas mexicanos en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona 1870-2017.

¿Qué tenía la voz de María Callas que la hacía tan especial?

 

Su voz era, sin pasar por alto su extensión, capacidad y potencia, sobre todo un vehículo emocional. La Callas, a diferencia de otras cantantes, ponía todo su ser y todas sus capacidades al servicio de la creación escénica, no al servicio de su lucimiento vocal.

 

Elvira de Hidalgo fue su maestra ¿qué tanto influyó para forjar el mito de Callas?

 

Más que sobre su técnica vocal, se puede suponer con bastante certeza que sobre todo lo que le aportó a Maria Callas fue la seguridad necesaria para sentirse una creadora. El hecho de apoyarla, de enseñarle a creer en sí misma y a desarrollar eso que los otros maestros no hubieran visto, hizo que encontrara los senderos por donde investigar su proceso como creadora y no solo como una intérprete.

 

A México vino a cantar las temporadas 1950, 1951 y 1952. ¿Cómo era posible para una cantante en aquellos tiempos llegar a cantar hasta cinco óperas diferentes en un mismo lugar, como ocurrió en 1952?

 

Bueno, primero porque los procesos de producción y la producción operística en ese momento eran muchísimo más sencillos y baratos que ahora. Recordemos que en esa época el verdadero centro de la atención era la voz y la música, no la complejidad de la puesta en escena o la verosimilitud teatral. Además en ese momento histórico, México era la antesala del Metropolitan Opera House de Nueva York igual que el teatro Colón de Buenos Aires. Nuestra economía era una de las mejores del mundo, dado que Europa seguía en una posguerra que costó casi una generación completa superar. Esos casos, de artistas que cantaban más de una producción en un teatro se daban también en América debido a lo largo de los viajes que se hacían en ese momento.

 

 

La Escuela Superior de Música llevará a cabo este 1 de diciembre la jornada “Un giorno di Maria” con actividades a partir de las 11:00 horas. Especial
La Escuela Superior de Música llevará a cabo este 1 de diciembre la jornada “Un giorno di Maria” con actividades a partir de las 11:00 horas. Especial

¿Qué significó debutar en México tantos papeles, Leonora, Gilda, Violetta Valéry, Lucia?

 

Esos papeles eran un repertorio muy común de la época y hacerlo en México era una buena manera de probarlo antes de entrar a teatro más exigentes. En cualquier caso, creo que el Mi Bemol en el tercer acto de Aida fue una de las cosas que hicieron de ella algo mítico.

 

En sus cartas de la primera visita, Callas maldice a México, termina odiando al país ¿qué la hizo regresar en las siguientes dos temporadas?

 

La ópera europea estaba recuperándose de la Segunda Guerra Mundial. Muchos teatros estaban en reconstrucción y las ciudades americanas, como Ciudad de México y Buenos Aires, que no participaron de esa destrucción, eran vitales, ricas y especialmente hambrientas de actividades culturales de primer nivel.

 

¿Qué ha hecho a Callas un mito que ahora estamos festejando con su centenario?

 

Un cúmulo de cosas: el haber roto con esquemas, como el de que las sopranos deben ser gordas para cantar bien o que las divas son caprichosas y tontas. El haber logrado hacer cosas que nadie había hecho antes y que nadie ha hecho después con la misma calidad, como el Mi Bemol de la Aida de México o cantar un día Wagner y al otro Bellini. También por haber sido el vehículo interpretativo de un artista de la calidad de Luchino Visconti, junto al que logró cambiar para siempre la escena operística.

 

¿Por qué Callas sigue siendo un referente a casi medio siglo de su muerte?

 

Porque cambió la ópera para siempre y nos la acercó a la realidad. Porque los cantantes nunca fueron los mismos a partir de que ella estuvo en el escenario, ni se les exigió lo mismo.

 

Cinemex va a proyectar en México el concierto debut de Callas en París del 19 de diciembre de 1958 y el cineasta chileno Pablo Larraín, que irónicamente hizo ya la biopic de Jacqueline Kennedy, prepara ahora la de Callas con Angelina Jolie. Antes Marina Abramovic hizo la ópera performance 7 muertes de Maria Callas, que adaptó a una película. 

 

¿Qué importancia ve usted en este relanzamiento cinematográfico en el siglo XXI de la figura de Maria Callas, que trabajó con Visconti y Franco Zefirelli en ópera y con Pier Paolo Pasolini en cine?

 

Creo que es una figura que resiste cualquier estudio e interpretación. Si el pésimo performance  7 muertes de Maria Callas no logró destruir su imagen, ya te digo que nadie lo hará y en cambio sí nos van a presentar más aspectos sobre esta artista.

 

Usted, que ha trabajado con muchos jóvenes cantantes y ha investigado tanto a los cantantes mexicanos, hombres y mujeres, ¿de qué manera ha sido la influencia de Callas en ellos?

 

Hubo cantantes mexicanas que quisieron imitar los retos de la Callas en cuanto a repertorio o forma de interpretación y claro, el resultado ha sido muy irregular. Ahora, ella siempre será un referente, para cantantes mexicanos o extranjeros, y es precisamente, lo contrario a imitar lo que ella logró: entender que cada cantante es único e irrepetible y que lo que puede entregar a un personaje es algo que nadie más puede hacer, es lo que realmente los hace conscientes de su capacidad creadora. Eso se lo debemos a un muchacha griega que decía: «Cuando cantaba, de repente, la gente me quería». ¿Hay alguna razón más fuerte para convertirse en la cantante más importante de tu siglo?

 

La celebración en México

 

México, un país donde Maria Callas tuvo una carrera importante a lo largo de tres años, conmemorará el centenario de la diva de la ópera con una jornada de conferencias y recitales este viernes 1 de diciembre en la Escuela Superior de Música y con la proyección en salas de cine comerciales de su legendario recital en París de 1958.

 

Por iniciativa del maestro y contratenor Héctor Sosa, a las 11 horas, en la sala Angélica Morales del plantel del Inbal, arrancará Un giorno con Maria. 100 años de Callas, con la exposición virtual de fotos «Tanti auguri, Maria!», que preparó el también cantante e investigador de la ópera Emmanuel Pool.

 

Además, en la institución ubicada en Fernández Leal 31, en el centro de Coyoacán, se dictarán las conferencias: Callas-Karajan, el binomio perfecto, por Naykary Melisa López; Maria Callas en México, por Alison Hernández, Marian Nájera y Nohemí Lozano; Callas-Visconti: la unión de titanes que cambió la visión de la ópera del siglo XX, por Miguel Paz; Canto, luego existo, por Érick Zermeño, y La Callas desde la mirada de la soprano Alicia Torres Garza y Francisco Méndez Padilla.

 

Este sábado 2 de diciembre, día en que nació La divina, la cadena Cinemex transmitirá en su cartelera regular la versión en color de su legendario recital de diciembre de 1958 en París, que fue su debut ahí, a pesar de que para entonces su carrera ya estaba en su clímax.

 

La presentación icónica de la soprano se proyectará por primera vez en color, remasterizada, en 4K y sonido Dolby Atmos, a cargo del cineasta Tom Volf, autor también del documental Maria by Callas y editor del libro Maria Callas. Cartas y memorias de la cantante, que recién tradujo al español Akal.

 

En ese recital, al que acudió la élite, la aristocracia europea y autoridades franceses, Callas interpretó arias de Norma, Il trovatore, Il barbiere di Siviglia y el segundo acto completo de Tosca.