A la artista de arte popular se le identifica por haber innovado y revolucionado el uso del color, del barro y del oficio de la alfarería en Atzompa, como se puede apreciar en las obras seleccionadas y reunidas para esta ocasión.

 

En palabras de José Valtierra, curador y especialista de la colección, Dolores Porras como ceramista y artista alfarera legó a sus hijos este saber y esta herencia creativa con sus aportaciones estéticas y técnicas.

 

Afirmó a MILENIO que Porras innovó el oficio, al romper con las tradiciones y reglas establecidas en la comunidad de realizar únicamente objetos de uso doméstico, pues ella les puso su toque personal.

 

“Con su trabajo le dio una identidad al barro de Santa María Atzompa. Dolores es muy conocida fuera de México, sus piezas son muy buscadas por coleccionistas en el extranjero y desafortunadamente en México no ha tenido esa misma proyección, por lo que esta exposición busca posicionarla y dar a conocer su trabajo en el país”.

“Con su trabajo, Dolores Porras le dio una identidad al barro de Santa María Atzompa", dice el curador. (Ariana Pérez)
“Con su trabajo, Dolores Porras le dio una identidad al barro de Santa María Atzompa», dice el curador. (Ariana Pérez)

Su legado

 

Valtierra asegura que Dolores Porras legó sus conocimientos no solo a sus familiares sino a otros alfareros, de ahí que el nombre de la exhibición sea Dolores Porras. Taller porque además de mostrar su obra también se presentan las piezas de cinco de sus nueve hijos y de sus discípulas Aurora Vázquez y Patricia Gaytán.

 

La muestra, con cerca de 130 piezas, surgió por ONORA, la empresa que ha trabajado de la mano de muchas comunidades de artistas populares en México y que conoce el trabajo de Dolores Porras.

 

Son tres ejes temáticos que guían la exposición, en la línea principal está “El taller de Dolores Porras”, es decir, que la curaduría no solo está basada en la obra de ella sino en el legado que construyó, porque ella al lado de su marido formó una escuela.

 

 

Dolores Porras (1937-2010) era originaria de Santa María Atzompa, Oaxaca. (Ariana Pérez)
Dolores Porras (1937-2010) era originaria de Santa María Atzompa, Oaxaca. (Ariana Pérez)

 

 

La otra línea temática es que Porras proviene de un linaje de alfareros de los valles de Oaxaca que descienden directamente de Monte Albán, que se fundó en el año 500 antes de Cristo.

 

Ese saber que tenían los alfareros en la época prehispánica sigue existiendo en la comunidad de Santa María Atzompa. En la muestra hay dos piezas que fueron reconstruidas por arqueólogos del INAH de las excavaciones realizadas en la zona arqueológica, en las que se encontró un horno de esa época con vestigios de cerámica rota.

 

“Es increíble que dichas piezas realizadas por los habitantes de Monte Albán están hechas con el mismo material, las mismas vetas, los mismos bancos de arcilla con los que trabajan ahora los habitantes de Santa María Atzompa, ahí está esa herencia directa, las técnicas siguen vigentes”.

¿Cuál fue su camino para innovar dentro de la alfarería?

 

Desde los siete años de edad, Dolores Porras empezó a trabajar en el taller de su tío, ahí aprendió el oficio. Una de las cosas que aporta esta exposición es que justamente descubrimos que ahí tiene contacto con el color y con las formas por primera vez.

José Valtierra, curador y especialista de la colección de Porras. (Ariana Pérez)
José Valtierra, curador y especialista de la colección de Porras. (Ariana Pérez)

 

 

Cuando salió del taller de Teodora Blanco, tras la muerte de esta en 1980, Dolores Porras montó su propio taller. Empezó a trabajar de manera independiente, en ese momento incorporó el decorado, el color y el volumen a su trabajo, algo que logró distinguirla.

 

El maestro Francisco Toledo y el pintor Roberto Donis contribuyeron a que se animara a innovar dando vuelo a su imaginación, creando sus tritones, sus sirenas y figuras en tercera dimensión.

 

La exposición estará abierta al público del 29 de noviembre de 2023 al 14 de abril de 2024, el Museo Nacional de Culturas Populares, Hidalgo 289, colonia Del Carmen, Coyoacán.