La nubosidad fue impedimento para que se viera a plenitud el “anillo de fuego”
Laura Rosales
El eclipse anular de sol de este 14 de octubre no se pudo observar a plenitud en territorio oaxaqueño debido a una nubosidad que imperó en el punto máximo de este fenómeno natural, que fue a las 11 de la mañana con 18 minutos.
Sin embargo, desde su inició, a las 9 de la mañana con 43 minutos, hasta las 10:45 de la mañana, aproximadamente, pudo ser visto por decenas de personas que ocuparon jardines, la zona arqueológica de Monte Albán y el planetario Nundehui, así como en el Cerro del Fortín, todos provistos de lentes especiales.
El cielo nublado desalentó a miles de personas que omitieron ver este fenómeno natural, aunque fueron los niños quienes se mostraron interesados por el eclipse.
“Vimos algo, me siento satisfecha que mis nietos lo hayan visto; yo por fortuna he visto dos eclipses torales; el de Miahuatlán en 1970 y uno más ocurrido el 11 de julio de 1991”, dijo doña María Toledo quien se ubicó con su familia en la Plaza de la Danza.
De acuerdo con fuentes informativas, otro eclipse solar total, tendrá lugar en abril de 2024 y cruzará Canadá, muchos estados de Estados Unidos y América Central.
El siguiente eclipse solar total que llegará a Estados Unidos ocurrirá en 2033 y solo será visible desde Alaska.
En 2026, Islandia occidental verá un eclipse solar total, al igual que España, que tendrá un segundo en 2027.