Ayer fue otro día de dominio a placer para Red Bull y Max Verstappen. El neerlandés rompió la igualdad que sostenía con Sebastian Vettel y se estableció como líder en solitario de victorias consecutivas en la Fórmula 1, al ganar el Gran Premio de Italia en otra contundente demostración de que el RB19 está un escalón por encima del resto de la parrilla.

 

Con el segundo lugar de Sergio Pérez –el mismo puesto que logró en 2012, cuando corría con Sauber–, los Toros Rojos consiguieron su primer 1-2 en el llamado templo de la velocidad, con lo que estropearon la fiesta de Ferrari en su fiesta, con un tercer peldaño de Carlos Sainz Jr. con sabor agridulce, ya que arrancó en la pole position y solo lideró por 14 vueltas, la mayor cantidad este 2023 para un piloto que no sean Checo o Max.

 

 

Además, Charles Leclerc pasó de aspirar a un podio a conformarse con un cuarto lugar, ya que el mexicano los rebasó tanto a él como a su compañero, con lo que los de Maranello se quedaron sin posibilidades de festejar un 2-3.

 

Los hitos logrados

 

Las 10 victorias al hilo de Verstappen (quien está invicto desde el 30 de abril) son una estadística importante, pero el equipo austriaco consiguió más con las actuaciones de sus conductores en Monza. Para empezar, Red Bull es el primer constructor en la historia que gana 15 Grandes Premios consecutivos del campeonato, lo cual no es más que el reflejo del gran trabajo que han hecho a nivel ingeniería, con 24 de las últimas 25 victorias pertenecientes a este equipo. Sí, la última vez que ganó un piloto que no sea Verstappen o Pérez ocurrió el 13 de noviembre de 2022, con el triunfo de George Russell (Mercedes) en Brasil.

 

Entre esta y la temporada anterior, Verstappen acumula 27 de las 47 victorias como piloto de Fórmula 1, las mismas que consiguió sir Jackie Stewart entre 1965 y 1973, encaminándose también a los tres títulos mundiales que logró el escocés (1969, 1971, 1973).

 

Max está a cuatro triunfos de igualar a Alain Prost (51) y a un par más de Vettel (53) en el historial, con amplias posibilidades de lograrlo esta temporada y establecerse como el tercer piloto más exitoso de todos los tiempos.

 

El 1-2 de Red Bull en Monza también es el sexto del año en el equipo (lo lograron anteriormente en Bahréin, Arabia Saudita, Azerbaiyán, Miami y Bélgica), con lo que rompieron su récord con la mayor cantidad de Grandes Premios en la que sus dos pilotos lograron los mejores resultados con respecto al resto de competidores.

Lo que esperan lograr

Nada dura para siempre y en Red Bull lo saben. Después de todo, la Fórmula 1 quedó marcada la década pasada por los seis títulos de Lewis Hamilton (2014-2020) y los campeonatos de constructores conseguidos entre 2014 y 2021, con Toto Wolff como su director.

 

Es por lo que la escudería con sede en Milton Keynes buscará aprovechar su gran momento para lograr marcas. Solo una tragedia evitaría que Verstappen sea campeón del mundo, por lo que uno de los objetivos será aumentar esa racha de victorias consecutivas.

 

La diferencia entre Sergio Pérez (219) y Fernando Alonso (170) es de 49 puntos, la mayor que el mexicano ha tenido con el español en esta temporada, lo que le da mayor margen de maniobra para buscar otro de los objetivos de Red Bull: el 1-2 en el campeonato de pilotos. Jamás lo han obtenido y el año pasado se quedaron cerca, pero Charles Leclerc lo evitó.

 

 

Pasan las semanas y el escuchar el himno de los Países Bajos y el de Austria se ha vuelto una tendencia al finalizar cada Gran Premio. Red Bull domina a placer y no hay, por el momento, un equipo que tenga argumentos sólidos para acabar con esa hegemonía en el corto plazo.